El reto de poner al día las instalaciones de protección contra incendios en todo tipo de circunstancias y emergencias

 Para no olvidar este requisito imprescindible en la actividad de cualquier empresa, desde TECNIFUEGO, Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios, estamos inmersos en una campaña recomendando agilidad en la revisión de estos sistemas de protección contra incendios (PCI) para comprobar que no hayan resultado dañados y que funcionarán correctamente en el caso de un incendio.

Autor: Adrián Gómez, presidente TECNIFUEGO, Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios
Publicado:
18-02-2021
Contenido

 Las circunstancias extraordinarias que venimos padeciendo en el último año no pueden hacer que nos olvidemos de nuestra seguridad frente a los incendios. Debemos tener presente siempre la imprescindible labor de mantener nuestros equipos de protección contra incendios (PCI) operativos. Por ello, es prioritario siempre resolver los daños y mantenimientos en las instalaciones de PCI en todo tipo de circunstancias, ya sea cuando pasa una borrasca que causa destrozos, o porque los equipos no se han mantenido por el cierre temporal de la empresa, debido al confinamiento, ERTE...  



Para no olvidar este requisito imprescindible en la actividad de cualquier empresa, desde TECNIFUEGO, Asociación Española de Sociedades de Protección contra Incendios, estamos inmersos en una campaña recomendando agilidad en la revisión de estos sistemas de protección contra incendios (PCI) para comprobar que no hayan resultado dañados y que funcionarán correctamente en el caso de un incendio.



El usuario debe solicitar a su empresa instaladora y mantenedora que revise las instalaciones, sustituyendo los equipos dañados, y realizando una puesta en marcha de inicio de actividad para comprobar el buen funcionamiento del equipo.



En esta campaña, siempre recordamos que las instalaciones de PCI y sus mantenimientos deben ser encargados a los especialistas habilitados, según el Reglamento de instalaciones de protección contra incendios, que tienen el conocimiento experto, la formación adecuada y la experiencia en el tiempo para garantizar que un equipo estará bien diseñado, instalado y mantenido.



En el caso de los daños por la borrasca Filomena, la declaración de zona catastrófica es el paso previo para la solicitud de ayudas, por parte de las administraciones públicas afectadas por la emergencia, comunidades autónomas y ayuntamientos o los particulares.



La puesta en marcha de las ayudas, una vez se entra en fase de recuperación, está regulada por la Ley 17/2015, de 9 de julio, del Sistema Nacional de Protección Civil, tras la declaración de zona catastrófica o «Zona Afectada Gravemente por una Emergencia de Protección Civil», por parte del Gobierno. De ello, se beneficiarán las empresas de áreas como Madrid, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Asturias y Andalucía, contempla desde exenciones fiscales a ayudas directas.



La Ley de Protección Civil estipula varias medidas tasadas para los afectados por una emergencia. Se trata de ayudas económicas a particulares, compensación a los Ayuntamientos por los gastos derivados de actuaciones inaplazables ―retirada de vehículos o de cubiertas, limpieza de calles… ―; ayudas a particulares o empresas que hayan realizado prestaciones personales o de bienes ―cesión de maquinaria, empleados que ayudan a tareas de retirada de nieve ―; ayudas a establecimientos industriales, mercantiles y de servicios; subvenciones por daños en infraestructuras; ayudas por daños en producciones agrícolas, forestales…



Igualmente, durante toda esta crisis sanitaria, las empresas de protección contra incendios (PCI) hemos sido ejemplo de valor y responsabilidad social y profesional, ejerciendo en todo momento, - aun en las circunstancias y edificios más sensibles (hospitales, residencias)- los trabajos esenciales de mantenimiento y sustitución de equipos.



Hay un dato sensible, y es el incremento de los incendios durante 2020 (8% según fuentes del seguro). Por ello, quiero atraer la atención sobre la necesidad de continuar y reforzar el mantenimiento de las instalaciones de PCI. Los incendios que se han producido en el último año tienen que llevarnos a reflexionar sobre la necesidad de continuar con los mantenimientos, todavía más en medio de esta crisis. Y aunque la mayoría de los usuarios lo tiene presente, porque la concienciación es cada vez mayor, tenemos la obligación de poner el foco en aquellos casos en los que este mantenimiento no se está realizando, para que se realicen las inspecciones y controles necesarios.



Somos conscientes del valor y la responsabilidad que nos corresponde. El sector conoce que su actividad es la que garantiza la seguridad contra incendios en todo tipo de actividades de la vida humana y del medio ambiental.



 

Compartir