Qué hacer para proteger una industria frente al fuego

En el último informe de UNESPA, patronal de las aseguradoras, realizado entre julio de 2020 y junio de 2021. De él se deduce que el 5% del total de los incendios se produce en una industria, y de los 500 millones de euros, de coste de los incendios en este periodo, el 44,4 % correspondieron a incendios en las industrias, es decir el coste de incendios en industria supuso al seguro un total de 222 millones de euros.

Autor: Adrián Gómez
Publicado:
10-10-2022

 Para contestar a la pregunta del encabezado ¿están protegidas las industrias de los incendios?, vamos a fijarnos en el último informe de UNESPA, patronal de las aseguradoras, realizado entre julio de 2020 y junio de 2021. De él se deduce que el 5% del total de los incendios se produce en una industria, y de los 500 millones de euros, de coste de los incendios en este periodo, el 44,4 % correspondieron a incendios en las industrias, es decir el coste de incendios en industria supuso al seguro un total de 222 millones de euros. Como media el seguro ha pagado 50.280 euros por cada siniestro industrial. Sin embargo, en una industria –que puede llegar a ser una instalación muy compleja–, un incendio, incluso un incendio grave, es mucho menos importante desde el punto de vista del porcentaje de valor al que ha afectado, por lo que se deduce que los establecimientos industriales en general están dotados de alta protección frente a un incendio, tanto por la reglamentación que le obliga, como por las mejoras tecnológicas, y en definitiva debido a la necesidad de protección por exigencias del seguro y por la propia concienciación del usuario, que sabe que un incendio puede acabar con su negocio de un día para otro.

Los establecimientos industriales deben cumplir la legislación que les afecta. Por un lado, el Reglamento de Seguridad contra Incendios en los Establecimientos Industriales (RSCIEI) (que se está revisando y al que hemos enviado nuestras alegaciones), establece los requisitos mínimos que han de satisfacer las industrias y almacenes para su seguridad en caso de incendio.  Igualmente, es de aplicación la Norma UNE 192005 Procedimiento para la inspección reglamentaria. Seguridad contra incendios en los establecimientos industriales. Esta norma sirve para cumplir las tareas de inspección, y en ella se especifica la metodología que debe seguir la inspección para la seguridad industrial, así como la forma de actuar si hubiera deficiencias o fallos en la instalación o el mantenimiento de los medios de seguridad contra incendios.

Este es precisamente el objeto de la inspección, comprobar que los equipos existentes están en perfecto estado de funcionamiento, correctamente mantenidos y que cumplen las prescripciones que les son de aplicación en materia de seguridad de protección contra incendios. Dichas inspecciones se limitan a comprobar que las instalaciones PCI (sistemas que se instalan con el único objetivo de proteger un edificio en caso de que se produzca un incendio) se encuentran en las mismas condiciones que cuando se realizó la instalación, puesta en marcha y se certificó la instalación, incidiendo así en que las instalaciones existentes se realizaron ajustándose a lo proyectado y que cumplen con las condiciones previstas en los vigentes reglamentos que entonces le fueron de aplicación.

INCENDIOS EN INDUSTRIA Y FALTA DE MANTENIMIENTO

La opinión común de los expertos es que el aumento y la mayor incidencia de los incendios van ligados a defectos, errores u omisiones en las tareas de mantenimiento. La falta de especialización de las empresas que realizan los trabajos de mantenimiento, las malas prácticas o directamente el olvido u omisión del mantenimiento están detrás de la mayoría de los incendios que se están produciendo en los últimos años.

El mantenimiento de las instalaciones de protección contra incendios (PCI) debe ser realizado siempre por empresas especializadas y homologadas, que cumplan los requisitos señalados en la reglamentación (Reglamento de instalaciones de protección contra incendios R.D. 513/2017). 

Mejora sustancial en la última década

En todos los aspectos que hemos comentado, hay que reconocer y nos tenemos que felicitar por ello, que durante la última década ha habido un importante avance en la especialización, normalización y tecnología del sector de la PCI en el ámbito industrial, lo que sin duda redunda en  una mejora en todas las fases de la seguridad.

En el proceso de especialización, ha habido importantes avances hacia la formación reglada y cualificada, ya que gracias al impulso de TECNIFUEGO, junto al INCUAL (instituto Nacional de Cualificaciones), se ha aprobado una nueva cualificación profesional de Montaje y mantenimiento de instalaciones de protección contra incendios.

En cuanto a la normalización y reglamentación uno de los principales cambios ha sido la publicación del nuevo Reglamento de instalaciones de protección contra incendios (RIPCI), que introdujo la serie de normas UNE 23580, como guías para la realización de las actas de mantenimiento.  En cuanto al reglamento específico para industrias, RSCIEI, se está revisando en estos momentos su actualización. TECNIFUEGO como experto está asesorando al Ministerio de Industria en su elaboración, presentando los cambios y mejoras que se consideran necesarias, ya sea por la evolución de la tecnología, o bien por cambios necesarios detectados a través de la experiencia en la implementación de los sistemas de seguridad contra incendios en la industria.

En relación a los cambios en la tecnología, deben tenerse en cuenta aspectos como la digitalización y la sostenibilidad.

La digitalización de las señales de los sistemas de PCI instalados en las industrias abre grandes posibilidades y ventajas, especialmente en su servicio de mantenimiento y comunicación al exterior.  Algunos beneficios de la digitalización son el incremento de la fiabilidad, la rapidez y efectividad del mantenimiento, la reducción de costes de operación, la mejora de la calidad del servicio y el aumento de la eficiencia energética, entre otros. Nunca sustituirá, en todo caso, el mantenimiento presencial.

La sostenibilidad, por su parte, es un requisito presente tanto en el uso sostenible de los recursos que forman parte en los procesos, como en la utilización de sustancias que respetan el medio ambiente.  Así, trasladamos estas novedades y cambios a las industrias para contribuir a reducir las emisiones y sustituir paulatinamente cualesquiera sustancias y elementos nocivos para el planeta que pudieran estar presentes en la protección frente a los incendios.  Desde luego, la mayor aportación en este sentido es que el incendio no se produzca, detectarlo con rapidez y extinguirlo en el momento de conato. Objetivo que se consigue siguiendo las premisas que hemos comentado a lo largo de este artículo.

La protección es posible y se consigue eligiendo tecnologías limpias, probadas y mantenidas, y a profesionales cualificados y habilitados para ello.

 

Compartir